Los expertos recomiendan una serie de posiciones para cada una de las partes del cuerpo implicadas a la hora de pasar ocho o nueves horas sentados mientras cumplimos con la rutina.

En estos tiempos de cuarentena por coronavirus, en los que el trabajo remoto se extendió a un gran porcentaje de los empleados del país (a aquellos que tienen la posibilidad de llevar a cabo sus tareas de esta forma) es muy importante tener en cuenta algunas pautas para mantener la salud física y mental, como el ejercicio, la buena alimentación y, sobre todo, la postura que tomamos al sentarnos frente a la computadora.
Es clave mantener un equilibrio para llevar la productividad al máximo y así poder amortizar
también el tiempo libre. Son muchos los desafíos a los que se enfrentan los trabajadores con el repentino trabajo remoto, ante todo porque varios de ellos no estaban preparados para esta situación y los encontró con una mala conexión a internet o con sus hijos en la casa.
Pero hay algunos retos que son más fáciles de abordar porque los expertos nos dejaron las
pautas bien claras y nosotros solo tenemos que seguirlas. Como por ejemplo con la postura en la que trabajamos frente a la computadora.
Son muchas las horas que pasamos con la computadora, ya sea en reuniones por
videoconferencia, preparando informes, haciendo números, redactando documentos, y todas
esas actividades son pasibles de llevar a cabo cuidando nuestra espalda, nuestro cuello y, por
ende, nuestra salud.

Los consejos de los expertos
Para evitar molestias musculares y futuros problemas de salud, los expertos recomiendan una serie de pasos a tener en cuenta en relación a la postura de las diferentes partes del cuerpo que se ven implicadas durante nuestra jornada laboral.
- Espalda: apoyarla siempre por completo en el respaldo de la silla para mantener así su
curvatura natural.
- Cuello: es importante mantener la mirada hacia el frente, ya que la parte superior de
la pantalla tiene que estar a la altura de la línea horizontal de visión.
- Vista: cada tanto hacer el ejercicio de mirar a un punto fijo lejano, por ejemplo, una
ventana, para relajar un poco la visión.
- Hombros: tienen que estar relajados.
- Codos: lo ideal es mantenerlos pegados al cuerpo formando un ángulo de entre 90º y
100º.
- Brazos: el punto está en no tipear en el teclado con los brazos suspendidos en el aire.
- Antebrazos: mantenerlos apoyados sobre la mesa o escritorio. Lo ideal es que la silla
también cuente con apoya brazos.
- Muñecas: como los hombros, tienen que estar relajadas, alineadas con el antebrazo.
- Cadera: tiene que formar un ángulo de entre 90º y 100º con la parte superior de las
piernas, es decir los muslos, que estarán paralelos al suelo.
- Rodillas: formar un ángulo mayor a 90º y hay que evitar doblas las piernas y a la altura
de la cadera.
- Pies: deben estar los dos completamente apoyados en el piso.
Además de estas recomendaciones, los especialistas de la salud también sugieren elegir, en lo posible, un espacio de la casa con luz natural y que sea dedicado exclusivamente al trabajo así, a la hora de terminar con la tarea, uno se puede distender y olvidarse del trabajo hasta el día siguiente.