Que la cuarentena no sea una excusa para no hacer ejercicio: sentadillas, escalador, plancha, estocadas y burpees; rutinas clave para tonificar tu cuerpo y mantenerte en forma mientras respetás el aislamiento.

La pandemia por el coronavirus obligó a todas aquellas personas que normalmente se
ejercitaban en un gimnasio, a ingeniárselas de alguna u otra forma dentro de su casa. Desde
que comenzó la cuarentena obligatoria en Argentina, allá por el 20 de marzo, las búsquedas de clases virtuales en YouTube subieron exponencialmente. Personal Trainers y deportistas fits aprovecharon este momento tan particular para motivar a la gente a mover el cuerpo.
Si bien es cierto que los hogares no cuentan con todo el equipamiento que se necesita, resulta una excusa decir que “no se puede hacer nada”. Por eso, a continuación, les dejaremos cinco alternativas de ejercicios para desarrollar fácilmente en la cocina, en el living o la terraza, y que no requieren el uso de mancuernas o máquinas. Solamente necesitarán el peso de su cuerpo.


1) En primer lugar, las sentadillas: claves para tonificar las piernas y los glúteos. ¿Cómo se
hacen? Antes que nada, hay que separar los pies al nivel de los hombros y que ambas puntas
estén en mirando hacia adelante. Una vez que se logra eso, deben endurecer el torso y bajar el cuerpo como si fueran a sentarse en una silla, sin doblar la espalda, hasta que los muslos estén paralelos al suelo. Luego, repetir ese movimiento varias veces. Recomendación: tres series de15 repeticiones.

2) En segundo lugar, el escalador: sin flexionar los brazos, apoyamos las palmas de las manos en el suelo. El cuerpo tiene que estar en forma recta y los dedos de los pies dar soporte. El paso siguiente es doblar la rodilla derecha y llevarla a la altura del pecho, mientras mantenemos la otra recta y firme (aquí la fuerza abdominal también juega un papel importante). Luego, volver a la posición inicial y repetir lo mismo, pero con la pierna izquierda.

3) En tercer lugar, la plancha: una forma distinta de trabajar la zona abdominal, aunque más
efectiva. Hay que colocarse de forma horizontal y apoyarse en los antebrazos y los dedos de
los pies; mientras el resto del cuerpo se mantiene duro y recto. Recomendación: permanecer
así entre 30 segundos y un minuto, y hacerlo varias veces dejando un tiempo breve de
recuperación.

4) En cuarto lugar, las estocadas: pararse con los pies separados respetando el ancho de las
caderas. La espalda tiene que estar derecha y los brazos relajados. Dar un pase largo hacia adelante con la pierna derecha, flexionando la rodilla con el torso recto, formando un ángulo
de 90 grados y evitando que la rodilla supere la punta del pie. Después, regresar a la posición
inicial y hacer lo mismo con la pierna izquierda.

5) Los burpees, uno de los ejercicios más cansadores y claves para medir nuestra resistencia
aeróbica. No estaría mal terminar el entrenamiento con este. Se parte de una posición inicial
en cuclillas, se colocan las manos en el suelo y se mantiene la cabeza erguida. Luego, se
desplazan las piernas hacia atrás con los pies juntos, y se hace una flexión de pecho. Acto
seguido, se vuelve a la posición inicial y se levanta todo el cuerpo con un salto vertical,
elevando las manos. La idea es repetir esto varias veces.